top of page
Buscar
  • Sofia De La Espriella

Israelíes y palestinos: ¿cada vez más cerca o más lejos de lograr la paz?

El 31 de agosto los medios del mundo informaron acerca del histórico primer vuelo directo de Israel a Emiratos Árabes que se llevó a cabo como parte de la formalización de las relaciones entre ambos países. Sin embargo, ¿es este realmente un paso hacia la paz entre israelíes y palestinos?.


El complejo conflicto de oriente medio se intensificó de nuevo debido a la oficialización de las relaciones diplomáticas entre Israel y Emiratos Árabes, con Donald Trump y su gobierno de mediadores. Como era de esperar, las opiniones se dividieron entre quienes afirman que este hecho y el de hacer oficiales las relaciones entre Israel y diferentes naciones árabes representa un avance hacia alcanzar la paz y por el otro, quienes dicen que es solo una estrategia política y militar de conveniencia para todas las naciones involucradas debido a que comparten un mismo enemigo en la región: Irán. Los líderes palestinos condenaron los actos del país árabe como traición por haber reconocido a Israel sin exigirles territorio a cambio. Mientras que sigue la pelea por defender o condenar el hecho por toda la región, la situación se agrava. Por un lado, para los palestinos en la franja de Gaza que se ven afectados por el crecimiento de contagios de coronavirus y son sometidos a la restricciones severas de servicios de salud, electricidad, viajes y comida del gobierno israelí. Y por otro, para los israelíes que afrontan una crisis interna por la caída de su economía, las protestas en contra del gobierno y el crecimiento de casos de coronavirus.


El medio oriente lleva en conflicto más de un siglo y la complejidad de este se debe a la transformación de sus razones de lucha a lo largo de la historia y a las diferentes intervenciones de distintos actores que han cambiado el rumbo de las cosas. Las diferencias religiosas entre el islam y el judaísmo ya no son las razones principales del conflicto y hace mucho dejaron de serlo. Hoy en día se lucha por el territorio. Los palestinos buscan poder establecer un Estado legítimo y soberano con un territorio amplio y seguro para sus habitantes. Lo mismo buscan los Israelíes, que aunque fueron los vencedores en las mortíferas intifadas e históricamente han demostrado ser más fuertes militarmente y tienen más territorio en su poder, aseguran que los palestinos nunca han querido cooperar pacíficamente con ellos y les niegan el reconocimiento de su soberanía.


La situación viene en deterioro desde el pasado mayo cuando los palestinos cortaron los lazos de seguridad, financieros y civiles con sus contrapartes israelíes y se comprometieron a no reanudarlos hasta que Israel y especialmente, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu renunciaran a sus planes de anexar unilateralmente regiones de Cisjordania. Pero cuando los planes de anexión se detuvieron como parte del establecimiento de relaciones diplomáticas con los Emiratos Árabes Unidos, los líderes palestinos dijeron que igualmente existía la amenaza de que reanudaran los planes pero esta vez, con ayuda de un nuevo aliado árabe. Desde entonces, los líderes palestinos no han vuelto a la cooperación y este rompimiento completo parece estar afectando más a los palestinos que a los israelíes.


Benjamín Herrera, sociólogo y ex profesor de la Universidad Javeriana dijo que la formalización de las relaciones entre diferentes naciones árabes (sobre todo las monarquías) e Israel era predecible por la conveniencia que significaba. "Todos tienen un enemigo en común: Irán. El miedo hacia Irán ha crecido y le ha funcionado a Trump para justificar estas alianzas. Los árabes saben que solos no pueden contra Irán. Necesitan la fuerza militar de Israel y de Estados Unidos (a quien le interesa también el petróleo) y la contraparte sabe que para poder bombardear a Irán hay que tener acceso aéreo por las otras naciones árabes.” Asimismo, la periodista palestina freelance, Jennifer Ianineh, dijo que lo sucedido no tenía ningún propósito de paz y que la supuesta pausa de la anexación era falsa debido a que día a día se podía ver cómo el ejército israelí invadía ilegalmente más zonas y sacaba de sus casas a los palestinos al intimidarlos con sus armas: "esto nunca ha sido una guerra pareja. Los israelíes no solo cuentan con el gran apoyo de Estados Unidos, también tienen un ejército fuerte y recursos poderosos. Los palestinos no tienen nada de eso y son los que siempre sufren y pierden.”


En este momento, según informes de la ONU, existen cerca de 2 millones de palestinos refugiados en la franja de Gaza que viven en precarias condiciones y que, con el rompimiento de la cooperación en mayo, enfrentan una situación cada día más compleja sin poder salir de allí. No tienen el acceso mínimo de recursos ni servicios para tener una vida digna. Según The Washington Post, más de 25.000 bebés han nacido sin ser registrados por las autoridades israelíes, volviéndolos no elegibles para números de identificación ni pasaportes. No hay permisos para salir o entrar de la zona así sea por una urgencia médica y tampoco hay oportunidades de trabajo. Sin embargo, los líderes palestinos aseguran que no reanudarán los programas cooperativos por la amenaza de anexión y la traición de los Emiratos Árabes Unidos.


Sobre la posibilidad de que otras naciones árabes se unan a la decisión de Egipto, Jordania y Emiratos Árabes, Ianineh dijo estar muy preocupada ya que, según ella, la paz no está ni cerca porque estos acuerdos entre árabes e israelíes no contemplan ni establecen un camino para lograr la paz, sino que son puramente estratégicos. “Si las cosas continúan así, los palestinos en Gaza seguirán sufriendo y muriendo y si más países árabes formalizan relaciones con Israel, Palestina cortará todas las relaciones con los árabes y habrá una caída de la economía sin precedentes e Israel tomará control de todo el territorio palestino. Será muy sangriento, ahora mismo no sé qué podemos hacer, concluyó frustrada.


En contraposición se encuentra Mayaan Berkovich, integrante del ejército israelí, quien afirmó que ella misma ha presenciado los constantes bombardeos de los palestinos que, según ella, desde hace 14 años no quieren cooperar. "Este es un claro avance hacia la paz. Falta mucho aún pero por algo se empieza. Los palestinos nunca nos han querido escuchar y por el contrario, nos lanzan bombas aún sabiendo que nosotros sí somos un ejército fuerte y ellos no tienen uno. Creo que entre más países árabes se unan a establecer buenas relaciones con nosotros, los palestinos radicales por fin entenderán que el camino no es la guerra y que todos podemos convivir reconociendo al otro”, concluyó.


Es evidente que las opiniones y posturas se dividen con más fuerza que nunca y que el conflicto no parece estar cerca de terminar. No todos los israelíes están de acuerdo con la anexación y, de hecho, Israel ha estado llena de manifestaciones y protestas en contra del primer ministro por priorizar las relaciones exteriores del país y no la histórica caída económica que el país enfrenta. El apoyo de diferentes naciones árabes a los palestinos tambalea y aunque oficialmente no son muchas las que han mostrado interés en oficializar relaciones con Israel, los palestinos aseguran que cada vez pierden más apoyo, se quedan solos y les toca vivir sometidos. El tiempo avanza, ya van más de dos siglos de guerras, bombardeos y reestricciones en la región. Los distintos intentos por la paz han fallado y lastimosamente es cada vez más preocupante la situación tan precaria en la que se vive en medio de la diferencia y que, por ahora, no pareciera que nada fuera a cambiar.



21 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page