top of page
Buscar
  • delaespriellasofia5

Un asunto innegociable

A casi un año de las elecciones, ya se cocinan las alianzas para la carrera hacia la Casa de Nariño. Este año de precampaña nos vuelve a situar en un escenario de crisis y debilidad en los partidos políticos. Ya no nos sorprende la multiplicidad de movimientos efímeros, alianzas desesperadas y candidatos peligrosos, pues cuando no hay partidos políticos sólidos y legítimos, nos topamos con una democracia a la deriva; carente de legitimidad, gobernabilidad y control político que se presta para el beneficio electoral de líderes desesperados por poder. Pareciera que ya estuviéramos acostumbrados a eso, aún cuando es una de las amenazas más grandes de la democracia moderna. Sin embargo, con el ajetreo de las alianzas y los posibles candidatos, creo que hay un asunto que no debemos perder de vista y que será crucial en las próximas elecciones: la educación.



Imagen de: dephositphotos


La pandemia ha exacerbado los problemas sociales, económicos y políticos del país. El aumento del desempleo, la inseguridad, la pobreza y el crecimiento de la brecha de desigualdad en este tiempo atípico han puesto en emergencia la necesidad de una agenda pública eficiente lejos de discursos y lugares comunes (que se les están acabando a los extremos). El Covid-19 no solo afectó significativamente las posibilidades de acceso a la educación en el país, sino que desnudó las falencias históricas en materia de educación, cobertura y calidad, que han impedido, en gran medida, la igualdad de oportunidades y el desarrollo eficaz del país.


Uno de los elementos que agravan la situación de desigualdad social y económica en la sociedad es el difícil acceso y la baja cobertura de una educación de calidad. Es imposible imaginarse que un país con falencias en su sistema educativo pueda avanzar hacia la igualdad de oportunidades y al crecimiento del desarrollo laboral. La falta de capacitación, formación y medios para garantizar una educación de calidad impide la formación de individuos que representen un recurso humano laboral. Además de los temas de productividad y oportunidades económicas, la educación es esencial para la libertad de las personas. El conocimiento es la base de un criterio que impide la demagogia, la manipulación y la adoctrinación de la sociedad. Así como la herramienta de decisión sobre uno mismo y sobre una colectividad, como ciudadano partícipe de una nación democrática. En suma, la educación es indispensable para lograr una sociedad productiva, equitativa, justa y democrática.


En los últimos 10 años las bajas cifras de cobertura de educación en el país han hecho que la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) al analizar los resultados de las pruebas en matemáticas, lecturas y ciencias de los estudiantes colombianos, en comparación con los de otros países, se catalogó a Colombia como un país con un retraso de más o menos 2,5 años frente a los jóvenes pares de la OCDE. Otro de los grandes retos de la educación en Colombia está en el desigual nivel de calidad y acceso de educación que reciben los jóvenes de las regiones del país. La población rural ha sido históricamente la más afectada por la violencia, el conflicto armado y el olvido estatal. Las cifras de un estudio de la Fundación Compartir y Fedesarrollo respaldan la enorme desigualdad en materia de educación puesto que, por ejemplo, la tasa de permanencia en el sistema educativo es del 82% en zonas urbanas mientras que en las rurales es de 47%. Solo un 35% de los jóvenes entre 18 y 24 años en zonas rurales ha terminado el bachillerato mientras que en zonas urbanas la cifra redondea el 71%.


Ahora, sumemosle la pandemia que exigió cerrar las instituciones educativas y planteó la educación virtual como alternativa a la emergencia. Colombia no cuenta con conectividad, infraestructura ni recursos tecnológicos para garantizar la educación virtual en el territorio nacional. Un análisis del Laboratorio de Economía de la Educación de la Universidad Javeriana demostró que a nivel regional, en el 96% de los municipios del país menos de la mitad de los estudiantes tienen acceso real a las herramientas tecnológicas necesarias para la educación virtual. Asimismo, el informe demostró que los altos índices de falta de acceso a educación digital, tanto en estudiantes como en maestros, también han impedido que se garantice el derecho a la educación a tantos colombianos durante este año de pandemia.


A pesar de que desde el año pasado se estaba trabajando en programas y protocolos para el regreso seguro a la alternancia para garantizar la educación, solo el 4.7% de los estudiantes en el país han vuelto a la alternancia. Una cifra alarmante dada la evidencia que hay de los efectos negativos y retrasos en el aprendizaje de jóvenes por quedarse en casa así como el riesgo de que la necesidad de recursos e internet haya aumentado aún más la desventaja entre estudiantes de colegios públicos frente a los privados, que luego se traduce en el aumento de la brecha de desigualdad social latente en el país. Y ni eso nos ha hecho conscientes de la peligrosidad de tener la educación como un privilegio en nuestro país.


La pandemia hizo más evidentes las problemáticas de nuestro sistema de educación. Más allá de enfrentar únicamente los retos que impone el Covid-19 y sus restricciones, debemos tener como eje fundamental para el 2022 aquel candidato que diseñe políticas públicas efectivas que transformen la educación en Colombia teniendo en cuenta los obstáculos de la pandemia pero también las históricas brechas de desigualdad de acceso y calidad en el territorio nacional. El mercado laboral y las sociedades de este siglo exigen de uso y dominio de herramientas tecnológicas y digitales para la competitividad. La educación es esencial para el desarrollo de las libertades, de pensamiento, el ámbito laboral y para reducir las amplias brechas de desigualdad en el país. Se requiere de un cambio estructural que impulse la educación como pilar primordial. Se trata de un asunto innegociable.


206 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page