top of page

SOBRE MÍ

Sofía De La Espriella Olaya

Mi Portafolio

 

Desde pequeña encontré en las palabras una especie de magia encantadora que parecía tener un poder enorme. Con el paso de los años, aquel descubrimiento se transformó en amor. Leyendo las palabras de otros, entendí su importancia, la capacidad transformadora que tienen y ahí me enamoré del periodismo.

 

El periodismo es un oficio para nosotros mismos y para los demás. Estamos en servicio de una sociedad a la que, cada vez con mayor fuerza, se le quiere cegar a la verdad. Este cuarto poder tiene una responsabilidad social inmensa que recae en la difícil tarea de alimentar día a día el pensamiento crítico de la sociedad.

Ante las crisis y los momentos difíciles, el arma más poderosa siempre serán las palabras que construyen desde la duda, la rigurosidad y el diálogo. Por eso, ahora es momento de compartir las mías con la ilusión y el sueño de que logren transformar el mundo.

 

Para combatir el odio, las mentiras, el adoctrinamiento y la represión, siempre tendremos al papel y el lápiz de nuestro lado. Por eso, los invito a este nuevo espacio para compartirles lo que se ha convertido en mi refugio: mis columnas.

 

​¡Bienvenidos!

Sofía de La Eapriella Olaya 

Foto_1.jpg

Sobre mí...

Nací el 26 de mayo del 2000 en Bogotá pero desde muy pequeña me fui a vivir a La Calera y tuve el placer de crecer rodeada de campo y animales. La vida es muy diferente cuando se tiene el privilegio de estar en la naturaleza. Los animales se convirtieron en mi adoración y mi mejor compañía y desde entonces, ocupan un papel protagónico en mi vida. Así también fui aprendiendo a cuidar y a respetar todo lo que me rodea y a entender las maravillas de la perfecta naturaleza. Donde crecí las personas conservan el saludo cálido, la sonrisa gratis y la ayuda desinteresada con todo el que la necesite. Todos ellos también me enseñaron que la bondad existe aún en los seres humanos y que la unión, definitivamente, hace la fuerza. Sin duda alguna tuve el privilegio de crecer en un paraíso y eso es lo que siempre me ha llevado a tener los pies en la tierra. 

 

Desde que tengo razón, mis dos hermanos mayores y yo hemos sido inseparables. Siempre hemos sido una familia muy unida en la que, desde chiquitos, todos teníamos voz y voto y nuestras opiniones eran respetadas y escuchadas. Crecimos viendo cómo con el trabajo duro y transparente las cosas se lograban. Mis papás, que nos tuvieron siendo muy jóvenes, nos demostraron que la familia era lo más importante en la vida y que con pasión, disciplina y ganas se empiezan a desaparecer los imposibles. Sin duda alguna, estos cuatro seres son lo más importante de mi vida, mi polo a tierra. 

 

Me gradué del Colegio Tilatá, mi segundo hogar. Un lugar en el que aprendí a ser libre y a respetar la libertad de los demás. Donde me enseñaron el valor de la comunidad, el respeto y el amor. Allá me enseñaron  a nunca dejar de dudar en la vida y a ver al otro siempre como un igual, pese a que todos siempre seremos distintos. Me inculcaron que el pensamiento crítico es la herramienta más poderosa en contra de la adoctrinación, la manipulación y la alienación. Que siempre que conserváramos una posición crítica, fundamentada, estaríamos protegiendo nuestra libertad y, sobre todo, nuestra humanidad. Allá aprendí a ser persona y crecí con quienes ahora considero mis hermanos de vida. No siempre fue fácil pero el Tilatá me demostró que los aprendizajes, los momentos y las personas son lo que verdaderamente importa. 

 

En mi adolescencia descubrí mi pasión por la escritura y en el colegio tuve a mis mentores que me enseñaron a desarrollarla y a perfeccionarla. También descubrí mi amor por la política y empecé a explorar para entenderla mejor. A mis 16 años supe que quería ser periodista. Quería explicarle a las personas las cosas para que pudieran forjar un criterio sobre algún tema y visibilizar ese poder que desde pequeña he encontrado en las palabras. Me gradué del colegio y fui admitida en la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá a comunicación social. Llevo tres años en mi carrera, hago énfasis en periodismo y solo puedo decir que a medida que avanza me enamoro más de este oficio. En este tiempo he adquirido herramientas para empezar a construir mi camino de periodista. Todos los aprendizajes me han forjado como una periodista que aspira a estar al servicio de las personas desde el análisis, la verdad y la rigurosidad. Pese a que todavía el camino es muy largo y queda mucho por aprender, siento que es hora de compartir mis palabras con la ilusión de que, poco a poco, ayuden a transformar. 

 

Con ilusión y alegría espero que este espacio se convierta en el refugio de muchas personas para la comprensión de diversos temas y el debate diverso y enriquecedor. Espero que desde mi ejercicio pueda contribuir en forjar un pensamiento crítico en las personas. Con mis palabras espero aportar a la democratización de la sociedad. A generar opiniones informadas, analíticas y críticas para contribuir en una sociedad libre, que cuestiona y reclama desde los argumentos.

IMG_5713.jpg
bottom of page